Rincon Habanero Mezquita de los Jardines de Villa Miramar
Inicio | Historias - Lugares - Curiosidades | Mezquita de los Jardines de Villa Miramar

Mezquita de los Jardines de Villa Miramar

Mezquita de los jardines de Villa Miramar un rincón habanero de obligada visita para nacionales y extranjeros

 

Vista de la Mezquita de los Jardines de Villa Miramar, ubicada en la desembocadura del río Almendares donde funciona actualmente el restaurante 1830.
 
La chimenea que aparece al fondo perteneció a una fábrica de cemento que existió en el lugar. Después en ese lugar se construyó la fábrica del aceite El Cocinero.
 
Villa Miramar” era famosa por su belleza y por el buen gusto de todas sus construcciones. En sus terrenos aledaños o patios se levanta “La Mezquita”, hecha con azulejos traídos de “La Cartuja” de Sevilla, la que con su isla artificial “Koisima”, que en idioma japonés quiere decir “isla de amor”, constituyen lugares verdaderamente de ensueño y un rincón habanero de obligada visita por nacionales y extranjeros
 
Villa Miramar fue una de las mansiones del famoso abogado y político Carlos Miguel T. de Céspedes.
 
En sus inicios el Sr. Céspedes fundó un bufete en unión del también destacado abogado y político José Manuel Cortina García. Poco después se les unió el Sr. Carlos Manuel de la Cruz Ugarte conocido jurista y político de aquella época.
 
Entre las obras patrocinadas por dicho bufete se encuentran el Gran Boulevard de la 5ta. Avenida, el hipódromo de Marianao y la urbanización de la playa de Marianao.
 
Entre 1910 y 1955 el Sr. Céspedes ocupó varios importantes cargos políticos. Se destacó por su dinamismo y activa participación en la ejecución de importantes obras. Tuvo destacada labor durante la presidencia de Gerardo Machado como Secretario de Obras Públicas (1925-1929).

A sus iniciativas se debieron las construcciones de la Carretera Central; el Capitolio Nacional, con su famoso brillante como señal del inicio de la Carretera Central; la Avenida del Puerto; la transformación del Viejo Campo de Marte en Plaza de la Fraternidad; el Boulevard y Paseo del Prado; el Hotel Nacional; la gran Escalinata, la estatua del Alma Mater y los edificios de la Biblioteca Central, Aula Magna, Rectorado, Derecho, Ingeniería y Arquitectura y Física en la Universidad de La Habana.

Por todas estas obras dentro de su recinto, el alto centro de estudios le concedió el título de ingeniero Civil Honoris Causa, por votación secreta del Claustro; en el Aula Magna, el 21 de junio de 1929; el Hospital de Maternidad “Dr. Enrique Núñez” de La Habana; casi todos los grandes pabellones del Hospital “General Calixto García”; el “Presidio Modelo” de Isla de Pinos; el trazado urbanístico y algunos edificios públicos de Rancho Boyeros, entonces llamado General Machado; la Avenida de las Misiones; el Palacio de Justicia de Santa Clara; el Palacio Provincial de Santiago de Cuba; el grandioso parque a la entrada de Matanzas; hospitales, edificios escolares y muchos más.