Rincon Habanero La calle Amargura en la Habana Vieja
Inicio | Historias - Lugares - Curiosidades | La calle Amargura en la Habana Vieja

La calle Amargura en la Habana Vieja

La calle Amargura en el casco histórico de la Habana

 

Una de las arterias de la Habana Vieja, en la zona más antigua de La Habana.
 
Empieza en la Plaza de San Francisco y termina en la del Cristo, frente a la puerta principal de la iglesia de este nombre. Fue una de las vías horizontales más antiguas y significativas, cuya connotación es principalmente religiosa.
 
Actuaba como Vía Crucis en las procesiones del Corpus Christi y especialmente las que salían en Semana Santa.
 
Debe su nombre a que en la cuaresma salía por la tardes del Calvario existente en el lugar donde se halla la iglesia del Cristo una pasión, representando la Vía Crucis. De esta costumbre religiosa se conserva aún en la esquina de Amargura y Mercaderes una Cruz Verde de piedra, semejante a otras varias que había en la calle para cada estación.
 
Otros nombres.
 
Primeramente se llamó Del Humilladero, por el que se puso en el lugar que ocupa actualmente la iglesia del Cristo. Después se dijo De las Cruces y De las Cruces del Calvario. Se denominó De la Cruz Verde y las cuadras entre las calles de Villegas y Compostela, De las Piadosas Mujeres, por unas beatas, Doña Josefa y Doña Petrona Urrutia, que los viernes alumbraban un Custodio que tenían, y también porque la cruz existente en la esquina de Aguacate y Compostela correspondía a la estación de las mujeres piadosas que salieron a consolar a Jesús. También se dijo de San Agustín por el convento de este nombre.
 
El Ayuntamiento, por acuerdo número 74, de 16 de diciembre de 1921, aprobado el 29, cambió el nombre de Amargura por el de Marta Abreu, en homenaje a la memoria de la ilustre patriota y benefactora de la revolución del 95, fallecida en París, el 2 de enero de 1909.
 
Más adelante se le restituye el nombre de Amargura y nombre de Marta Abreu se traslada a una de las calles transversales a la Calzada de Ayestarán, del Reparto Ensanche de El Vedado.
 
Se cambia su nombre nuevamente por el de Bernaza a favor a José Bernaza que tenía en ella una gran panadería.
 
Por acuerdo número 700, de 17 de abril de 1912, aprobado el 21, el Ayuntamiento sustituyó el nombre de Bernaza, por Plácido, como homenaje a la memoria del poeta Gabriel de la Concepción Valdés, conocido por aquel seudónimo.
 
Aunque la Comisión de Historia, Ornato y Urbanismo acordó en 1928, dejarle el nombre de Plácido, “en consideración a que en el número 4 de esta calle nació dicho poeta”, surgen discrepancias en la veracidad de que Plácido naciera realmente en esa calle y se le restituye el nombre antiguo “BERNAZA”.